Innovación en medios de pago: avanza el uso de biometría y wearables

En el mundo comienzan a utilizarse los sistemas biométricos para la autenticación de identidad y los wearables como medios de pago. En el mercado local, las tarjetas contacless y las billeteras electrónicas llegaron para quedarse.

Siempre cerca de los negocios, Increase busca promover su educación financiera e informar sobre la innovación en medios de pago. Por eso se presentan aquí estas tendencias.

Según una reciente encuesta realizada por VISA entre 1000 consumidores en Estados Unidos, el 86% de los consumidores está interesado en utilizar la biometría para verificar la identidad o realizar pagos. El reconocimiento de la huella dactilar es el método con el que están más familiarizados y de todas las técnicas de autenticación biométrica investigadas, el reconocimiento de la huella dactilar fue elegido como el más deseable para utilizar en un establecimiento físico. Es que muchos usuarios ya utilizan la huella para verificar su identidad en otras situaciones.

Por ejemplo, hay muchos modelos de celulares que cuentan con un sensor de huella digital, diseñado como protocolo de seguridad para el teléfono, que permiten establecer un desbloqueo del aparato con huella. Incluso el whatsapp recientemente incorporó la posibilidad de bloquear la app utilizando la huella dactilar y el reconocimiento facial para mejorar la seguridad.

Es un hecho que a futuro, se vendrá la implementación de sistemas biométricos como forma de autenticación a través de factores únicos en cada persona, como la huella dactilar, la voz o el reconocimiento facial. Entre los principales beneficios de este sistema se destacan: un alto nivel de seguridad, ya que los datos biométricos son únicos para cada persona y esto hace mucho más difícil cometer un fraude; la rapidez, ya que las tarjetas están habilitadas con tecnología de pago sin contacto lo que permite al consumidor pagar rápidamente en las terminales.

Además, la autenticación simple mediante huella dactilar es una alternativa al PIN o a la firma; ya que la tendencia es ir hacia la eliminación del uso de contraseñas. Además, no se requerirán actualizaciones de hardware ya que estas tarjetas serán compatibles con las terminales actuales. Siempre cerca de los negocios, Increase busca promover su educación financiera e informar sobre la innovación en medios de pago. Por eso se presentan aquí estas tendencias.

En materia de pagos físicos, la última novedad entre los comercios locales es la incorporación de la tecnología contactless a las tarjetas, que se ha consolidado cada vez más en el mercado a lo largo del año. Aunque este nuevo tipo de tarjetas conservan la banda magnética y el chip, la novedad es que suman la tecnología NFC (por Near Field Communication, es decir, comunicación de campo cercano). El pago se concreta simplemente acercando la tarjeta a la terminal pos. Para compras de bajo monto, de hasta $ 1000, no es necesario firmar un cupón. Este detalle agiliza los cobros en cajas de comercios, especialmente los de barrio, donde las personas eligen hacer compras por “proximidad”. En este caso, el comercio maneja la misma estructura de costos que con las tarjetas tradicionales, pero ahorra en en tiempo de espera en sus cajas, lo que eventualmente puede redituar en un mayor volumen de ventas. Esta tecnología mejora los estándares de seguridad.

Los wearables

Los wearables son dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte del cuerpo interactuando de forma continua con el usuario y con otros dispositivos con la finalidad de realizar alguna función concreta. La finalidad de todos estos dispositivos es la de realizar alguna función específica que nos facilita la vida diaria.

Según IDC, en 2014 se registraron 19,6 millones de wearables y se estimó que este año se venderán 126,1 millones de unidades a nivel mundial. A su vez, se prevé que, de esos millones de wearables, entre el 30 y 40% de ellos tendrán funciones de pago.

Si bien la industria se enfoca principalmente en los relojes y las pulseras inteligentes, se han llegado a probar guantes, anillos e incluso anteojos de sol.

El funcionamiento de un wearable a la hora de pagar es similar al de una tarjeta contactless. Ambos métodos incorporan una tecnología que permite pagar al estar próximo a una terminal. La diferencia está en que, en lugar de sacar la tarjeta de la cartera, el pago se efectúa acercando una pulsera o reloj.

Uno de los primeros casos que se hicieron conocidos fue el de Apple y su sistema de pago Apple Pay. El Apple Watch es una segunda pantalla para iPhone y una de sus funcionalidades está directamente relacionada con su forma de pago móvil activa en algunos países como Estados Unidos o Reino Unido.

Otro ejemplo del uso de este tipo de dispositivos se da en eventos cerrados como por ejemplo festivales de música. La única forma de acceder a un festival es muchas veces una pulsera. Festivales españoles como Sónar o Low Festival han implantado estos métodos de pago para brindarles comodidad a los asistentes.

Otros casos, no tan comunes, son los de pagar directamente con la ropa. En Australia, por ejemplo, una iniciativa entre una marca textil y un banco permite pagar directamente con tu traje. En este caso, el chip va incluido en la manga por lo que el funcionamiento es similar al de una pulsera, pero está incluido en la ropa, sin necesidad de llevar ningún complemento.

“Si bien los pagos a través de dispositivos wearables no se han popularizado al mismo ritmo que, por ejemplo, el contactless de las tarjetas de crédito o los móviles, que hoy ya son métodos tradicionales de pago, poco a poco irán avanzando. Confianza, seguridad y comodidad serán claves para su proliferación”, señaló Sebastián Cadenas de Increase.

Mercado local: Código QR y Billeteras

De un tiempo a esta parte, el ecosistema financiero local comenzó a transformarse. Se conjugaron dos factores: por un lado la disponibilidad tecnológica que hizo posible que la mayoría de las operaciones financieras cotidianas se hicieran por celular, y por otro la voluntad política de permitir la desregulación de ciertos servicios que solían ser propiedad exclusiva de los bancos.

Desde la creación en 2016 de la Mesa de Innovación del Banco Central, distintos actores -bancos, empresas de tecnología- confluyeron en un espacio de diálogo y producción de múltiples herramientas que ya se ven en la calle. Además, desde 2018 rige la normativa de AFIP que obliga a los comercios a aceptar medios de pagos electrónicos.

Primero fueron las fintech las que incorporaron la posibilidad de escanearlo como medio de pago dentro de sus billeteras y luego los bancos comenzaron a sumar esta funcionalidad a sus aplicaciones móviles.

La idea es muy simple: los usuarios hacen una compra, abren la billetera electrónica en su móvil –donde tienen asociadas sus cuentas bancarias y tarjetas– eligen un medio de pago, escanean el código del comercio, y listo. Para los clientes el sistema es gratis y los comercios pagan bastante menos de lo que desembolsan por comisiones a las tarjetas de crédito y otros impuestos. Con una política agresiva en materia de beneficios para los clientes, la app de Mercado Pago es la que lidera este segmento.

En menor escala, algunos comercios operan con la billetera PIM, que apunta a los no bancarizados. PIM permite cargar crédito, pagar, cobrar, enviar dinero o retirar efectivo a través de un teléfono celular. La inyección o extracción de dinero a la cuenta PIM se puede realizar a través de homebanking, cajero automáticos o locales como Rapipago o Pago fácil. Los bancos también tienen sus propias billeteras: Todo Pago, para quienes operan con la red Banelco, y Vale Pei, para los bancos que se manejan con la red Link.

“Los comercios no pueden estar alejados de la innovación en medios de pago; tienen que conocer estas nuevas alternativas para poder ofrecérselas a sus clientes y así poder incrementar sus posibilidades de venta”, destacó Sebastian, de Increase. “La innovación financiera se está dando rápidamente de la mano de los avances tecnológicos. Ya comienzan a introducirse los pagos con dispositivos wearables como relojes, pulseras, anillos y en un futuro cercano será algo común entre nosotros”, destacó Cadenas.