Las nuevas tecnologías crean amenazas y oportunidades para las empresas tradicionales

Por Alejandro Bianchi, Presidente de Liveware

En la actualidad, tecnologías aplicadas a Analytics, Big Data, Cloud Computing, mobile, IoT, IA, entre otras, están creando amenazas y oportunidades para las empresas tradicionales. A su vez están siendo la base de nuevos tipos de empresas que están produciendo cambios disruptivos en industrias tales como finanzas, retail, medios y creando nuevos mercados en sectores de la economía que sin estas tecnologías serían imposibles de crear.

La necesidad de digitalizarse de las empresas tradicionales es una cuestión de supervivencia. La transformación digital es algo que ya no debería ser una pregunta dentro de las organizaciones, sino una decisión y un plan de cómo llevarla adelante, dándole una prioridad superlativa, si queremos que nuestro negocio pueda sobrevivir y competir con las nuevas compañías que están naciendo digitales.

Lo primero, es pensar en una nueva propuesta de valor que sea la proa de la transformación, y que debe estar orientada a mejorar la experiencia del cliente con nuestros productos y/o servicios; a lograr una excelencia operacional o a disponer de nuevos modelos de negocios que apunten a consolidar y/o ampliar nuestra cuota de mercado. Algo que es evidente: las empresas tradicionales corren con desventajas con respecto a las nacientes empresas digitales, dado que estas últimas no arrastran tecnología legada, culturas orientadas a silos, tradiciones arraigadas en los procesos de negocios y posiblemente años de éxitos que justifiquen preguntarse por qué cambiar.

Las empresas deben hacerse 6 preguntas básicas para entender dónde están y cuánto les costará lograr un nuevo modelo de negocios para consolidar y/o ajustar su nueva propuesta de valor:

  1. ¿Cuáles son las amenazas y las oportunidades que me da la tecnología digital?
  2. ¿Cuál es el modelo de negocios que debería adoptar para una transformación exitosa?
  3. ¿Cuál o cuáles tecnologías digitales me darían la mayor ventaja competitiva?
  4. ¿Cuál es la mejor forma de integrar estas tecnologías?
  5. ¿Cuáles son las capacidades que la empresa debe incorporar o mejorar para lograr una transformación exitosa?
  6. ¿Disponemos del liderazgo para lograr que la transformación ocurra?

Estas preguntas conforman una simple evaluación de cuán claro tenemos el cambio que debemos hacer y qué necesitamos para poder llevarlo adelante.

Una cuestión no menor en este análisis tiene que ver en cómo diseñamos nuestra arquitectura tecnológica y, de nuevo, las empresas tradicionales enfrentan un desafío importante en este punto debido a sus plataformas legadas. En este sentido, deben pensar en buscar un diseño de arquitectura que desacople componentes críticos, crear una única versión de los datos esenciales del negocio y consolidar una estrategia de integración basada en servicio con foco en omnicanalidad para una experiencia del usuario “sin fisuras”.