Poner la tecnología a trabajar para ayudar a su pequeña empresa a crecer

Por Javier Etcheverry, Regional Accounts Argentina Sales Director de Dell EMC.

Hoy en día, casi todas las empresas pueden ser una versión de Amazon o Uber, sólo se debe buscar no quedar atascado en lo que solía funcionar. Como propietario de una pequeña empresa, lo importante es comprender las tendencias clave que afectan a las compañías de todos los tamaños y adaptar la empresa para mantenerla a la vanguardia.

No más negocios como de costumbre:

Algunas tendencias muy grandes están convergiendo y amenazan con envejecer prematuramente cualquier negocio:

  • La fuerza laboral, y el lugar de trabajo, están experimentando una transformación radical, a medida que los millennials entran en su mejor época de trabajo y los baby boomers se jubilan. La economía está creciendo, y las empresas confían más en los contratistas y freelancers para hacer el trabajo. Más gente se encuentra viajando y trabajando a la distancia.
  • El poder está pasando de los vendedores a los compradores. Con Internet en nuestros bolsillos, todos pueden acceder a información, calificaciones y reviews sobre casi cualquier cosa, en cualquier momento y en cualquier lugar, lo que eleva el nivel de lo que los clientes esperan de una compañía.
  • La turbulencia política y regulatoria está cambiando las leyes y requisitos tributarios, laborales y otros. Descubrir qué leyes y regulaciones afectarán el negocio es difícil, pero la responsabilidad de las empresas es mantenerse al tanto de estos cambios y giros regulatorios.
  • La tecnología está cada vez más entrelazada con los resultados del negocio. Los negocios deben descubrir cómo usar la tecnología para modernizarse y capitalizar el cambio, o arriesgarse a quedar rezagados.

Las pymes ven el cambio de terreno:

En el pasado, la mayoría de las empresas consideraban a la tecnología como nada más que una forma de apoyar lo que ya estaban haciendo. Sin embargo una reciente investigación del SMB Group muestra que hoy en día, tres cuartas partes de los encuestados de pequeñas empresas (empresas con 1 a 99 empleados) están de acuerdo en que usar la nueva tecnología de manera efectiva es clave para la supervivencia y el crecimiento de una empresa, y que la tecnología está modificando los modelos de negocios e industrias.

El uso de tecnología obsoleta y engorrosa puede poner en riesgo cualquier negocio. Lo puede hacer, desde el punto de vista de la seguridad cibernética, si se vieran comprometidos los datos de los clientes por ejemplo, o si se pospone la implementación de herramientas de análisis o CRM, lo que podría disminuir las ventas, o si se pasa por alto las capacidades de copia de seguridad, corriendo el riesgo de que los sistemas sufran algún daño y se pierdan datos financieros o de los clientes.

Por el contrario, las soluciones tecnológicas adecuadas no sólo pueden ayudar a satisfacer los requisitos empresariales diarios, sino que también sirven como un trampolín para el crecimiento. A medida que el cambio se convierte en la única certeza, es prioritario utilizar la tecnología para facilitar las innovaciones que ayudarán a una empresa a crecer.