Tecnología y el futuro de la salud

Por Ricardo Meneses, Ingeniero de Soporte, Furukawa Electric Latam

La Transformación Digital se ha instalado para revolucionar la Salud, optimizando procesos, sistemas de atención, registros y fichas médicas, o incluso permitiendo avances en Telemedicina, por nombrar sólo algunos de los impactos de la aplicación de Tecnología en esta área.

Al mejorar la infraestructura de comunicaciones en los recintos asistenciales, el paciente percibe servicios de mejor calidad, sintiéndose más seguro. Además los hospitales o clínicas pueden mantenerse en un estado de innovación científica constante.

Clínicas y hospitales, son los recintos de misión más crítica que podemos encontrar, porque estamos hablando de la vida humana. Acá nada puede fallar, y las tecnologías, tanto de conectividad y redes, como de sistemas de información y salud, son parte clave del funcionamiento y operación continua, sin margen de error.

Ejemplos de este impacto son la disminución de papeles, la mayor disponibilidad de los resultados de exámenes para los médicos, e incluso el acceso a registros con una historia clínica única de parte del paciente, lo que evita duplicidad de los archivos, sin necesidad de cargar documentos con la información de un médico u otro, y sin errores en los diagnósticos médicos.

Tanto la experiencia del paciente, como la del doctor y de los familiares que acompañan a quienes están hospitalizados requieren un servicio estable e integrado, lo cual depende de la integración de buenas tecnologías.

La forma en que se trata al paciente, aunado a la necesidad de crear un proyecto que cumpla con las expectativas de las personas, la elección de materiales, la arquitectura de las redes y los servicios de instalación requieren experiencia, práctica y tecnología de punta”.

Para soportar los avances de las tecnologías médicas, y la Transformación Digital de la Salud, la opción más adecuada es desarrollar redes de comunicaciones hospitalarias que se basen en Fibra Óptica monomodo, como tecnología estructural y a prueba de futuro, para cubrir la creciente demanda por transmisión de datos en este sector.

Con la combinación entre alta tecnología, transmisión óptica y uso de divisores ópticos, es posible que una sola fibra sea capaz de atender a decenas de usuarios de red, con total control, lo que es idóneo para centros médicos.

Además al tratarse de una solución de fibra óptica, no hay limitaciones más que las que defina el equipo activo, por lo que ante la evolución no habrá necesidad de cambiar el cableado o realizar trabajos en zonas críticas en funcionamiento de Hospitales y Clínicas, lo que es perfecto, ya que estas instalaciones son concebidas para el largo plazo.

Ese pensamiento en el largo plazo se relaciona también con el uso de espacios, el número de equipos involucrados y el consumo energético. En este caso particular, hay soluciones de Fibra óptica como tecnologías verdes, ya que disminuyen entre un 40% y 70% el consumo de energía, y es escalable, además de reducir la cantidad de switches de red, salas de telecomunicaciones y gracias al alcance de la fibra óptica puede cubrir grandes distancias.

El uso de esta tecnología en recintos hospitalarios redunda en un mejor servicio hacia los personas, una mayor adherencia de los pacientes a los tratamientos, e incremento sostenible de los niveles de satisfacción con los servicios de atención proporcionados por Clínicas y Hospitales.