Personalización: la tendencia que conquista al mercado internacional

Haciendo uso de la tecnología para innovar no sólo en la producción sino también en las fases previas del diseño, las empresas han comprendido que el cliente necesita tener opciones y sentir que el producto final fue creado exclusivamente para satisfacer sus necesidades individuales.

Con el correr de los tiempos para triunfar en el mercado y diferenciarse de la competencia, las empresas han usado diferente tácticas según la época. En algún momento era mediante la publicidad, en otras épocas el marketing y actualmente aquello que haga ganado notoriedad es la personalización de los productos. Haciendo uso de la tecnología para innovar no sólo en la producción sino también en las fases previas del diseño, las empresas han comprendido que el cliente necesita tener opciones y sentir que el producto final fue creado exclusivamente para satisfacer sus necesidades individuales. A continuación veremos más detalles sobre este proceso:

Inicios exitosos de la personalización

Contrario a lo que se puede creer, personalizar un producto tiene ya unas cuantas décadas como estrategia, un ejemplo claro es en el caso de la compra de un auto en donde se pueden elegir diferentes colores y características. Por otro lado, ante la infinita cantidad de accesorios para customizar celulares, se han creado compañías que sólo se dedican a producirlos y no poseen relación con las fábricas de los teléfonos móviles.

Ya sea dentro del proceso de producción o creando productos adicionales, es posible dedicarse exitosamente a la personalización.

Los clientes como protagonistas

Hace ya un tiempo Coca Cola lanzó una campaña a nivel mundial en la que cada botella tenía un nombre impreso, también había otras que mediante una frase le indicaba al cliente a quién de sus seres cercanos tenían que invitarle una gaseosa. Esta campaña fue un éxito mundial y logró aumentar las ventas, además de darle un protagonismo en el día a día a los usuarios que compartían sus botellas en las redes sociales. Así como existió un tiempo en donde los famosos eran protagonistas, actualmente son los consumidores quienes representan a las marcas.
Precisamente la personalización es un modo de competir para aquellas industrias que buscan innovar y no ofrecer productos de costos muy bajos. Recientemente Javier Ibañez, presidente del INTI, afirmó que Argentina no puede competir en materia de producción con salarios bajos, pero sí puede competir con materia gris en los productos.

Nuevos emprendimientos

La personalización trae aparejada la aparición de nuevas líneas de negocios en sectores que ya existían pero sólo eran usados por otras compañías, tal es el caso de la impresión de remeras o tazas. Por otro lado, pequeñas empresas del ámbito textil han encontrado un nicho que empieza a crecer más allá de las proyecciones establecidas un año atrás. Sin embargo, sus clientes no aumentan en grandes números sino en la inversión de la compra que están dispuestos a hacer.

Semi Personalización

Ninguna marca permitiría que el diseño esté completamente en manos del cliente, sino carecería de una coherencia visual y profesional que no obtendrá buenos resultados. Es por esta razón que las grandes empresas han adoptado una despersonalización, en la cual se le da una mayor importancia al cliente en la fase previa a la creación final del producto. Esta creación ha tomado protagonismo, especialmente en las redes sociales y en los previews a los que los compradores pueden acceder y opinar al respecto. Esto demuestra que los clientes quieren poder opinar y aportar pero no generar el producto desde cero, por esta razón las marcas establecidas siguen siendo las que mayor crecimiento obtienen.