¿Qué saber al momento de implementar soluciones?

Opinión, Tipo de nota

Por Sandra Serejski, CEO de Softlatam.

La mayoría de las empresas y organizaciones, hoy en día, independientemente de cuál sea su rubro, tamaño o sector, buscan contar con toda la información de manera organizada, poder optimizar la gestión diaria e incrementar la competitividad.

Para dar respuesta a estas cuestiones y gracias a los grandes avances de la tecnología, el software de gestión es una de las herramientas más útiles que ayuda a mejorar el desempeño y la eficacia en todas las áreas de una empresa. Por esta razón, las soluciones más solicitadas y frecuentes son TOOLS ERP, que permite analizar, integrar y gestionar las diferentes aéreas de una empresa; y TOOLS CRM, enfocado en la atención al cliente, mejorando la gestión comercial y la comunicación interna.

Pero al momento de decidir surge uno de los interrogantes más comunes: ¿Qué tener en cuenta a la hora de implementar una solución?

Hay varias cuestiones que no debemos pasar por alto al momento de hacer la elección, es importante que la solución que elijamos cumpla con todas las normativas vigentes dispuestas por la ley, y que cuente con actualizaciones permanentes fiscales y funcionales.

También es aconsejable que la misma pueda integrarse con otros sistemas; nos ofrezca la posibilidad de acceder a mejoras continúas para optimizar los procesos y mejoras en la organización interna; que nos lleve a la “reducción” tanto en costos como en horas de trabajo; y que realmente cubra las necesidades puntuales de nuestro negocio.

Ahora bien, una vez que nos decidimos por la solución que consideramos acorde, pasamos a la etapa de la implementación, y es en esta instancia donde muchas veces suele manifestarse la resistencia o temor al cambio. Esto puede darse por diferentes razones como, el desconocimiento frente al proceso de implementación, sensación de dificultad en cuanto a la adaptación o simplemente temor al impacto entre los usuarios, e incluso frente a la labor diaria.

Es inevitable que todo cambio conlleve a un proceso de adaptación, sobre todo en la modalidad del trabajo, pero en este caso se trata de un cambio que tiene como finalidad aportar resultados satisfactorios en la empresa. Entonces, ¿Qué es lo que una empresa debe tener en cuenta para animarse al cambio?

Como primera medida, entender que es parte del crecimiento y que al corto plazo reduce horas de trabajo, lo que nos va a permitir poder invertir ese tiempo en otras cuestiones de la empresa. Para poder perder este miedo y no mostrarnos resistentes debemos entender que:

· Es la solución la que se adapta a nuestras necesidades, y más aún si la misma es flexible.
· El factor seguridad es clave. Toda la información de la empresa estará mejor resguardada y con mayor facilidad de acceso.
· Le permitirá trabajar en un entorno multiempresa, obteniendo información consolidada para la optima toma de decisiones.
· Detrás de cada solución existe un soporte que podrá brindarle asesoramiento y trabajar en caso de existir dificultades, no es la empresa la que tendrá que estar detrás de un mantenimiento.

En nuestro caso, desde Softlatam, trabajamos de manera personalizada con cada cliente desde el momento en que se contacta y hasta que se llega a la instancia del soporte post venta, trascurriendo por todos los pasos que incluyen el asesoramiento, la implementación y hasta la capacitación para todos los futuros usuarios de la solución.

Y es este uno de los puntos principales donde el cliente debe reposar seguro y tranquilo con la empresa proveedora de la solución que eligió. Si la atención es eficaz, acorde con la herramienta que se necesita, y el asesoramiento y capacitación es constante, entonces habrá dado el primer paso, que con certeza lo llevará a satisfacer sus necesidades, mientras que además aportará procesos de mejoras.

Si se tienen en cuenta estas cuestiones y se evalúan los beneficios que este tipo de herramientas aporta, se logra la flexibilidad frente al cambio, entendiéndola como un beneficio fundamental para la empresa. De esta manera se logrará una nueva forma de pensar y actuar, frente a las tareas cotidianas.